TEST: FIAT TORO VOLCANO 4×4 AT

La llegada de una nueva pick-up al mercado argentino no debería sorprender porque con el paso de los años nos transformamos en el país de nacimiento de este tipo de modelo. La producción nacional de varios de ellos nos pusieron como una nación experta en vehículos de trabajo que cada vez se utilizan más para el ocio y el placer. Pero… siempre hay una manera de sorprender y esa fue la que utilizó la marca italiana con el lanzamiento de la Fiat Toro, un producto diferente a todo lo que se comercializa en el país.

Con la histórica Toyota Hilux liderando las ventas en los últimos meses, varias son las automotrices que apuntan sus cañones a este tipo de productos. Algunas firmas ya anunciaron nuevas inversiones en Argentina para la producción de sus pick-ups y Fiat decidió sumar a la Toro, una pick-up mediana que es más grande que las chicas (Fiat Strada y Volkswagen Saveiro) y más chicas que las grandes (Toyota Hilux, Volkswagen Amarok, Chevrolet S10, Nissan Frontier y Ford Ranger). O sea, sólo sería competidora natural de la Renault Duster Oroch, aunque tiene condiciones para hacerle frente a los referentes del mercado.

FICHA TÉCNICA – FIAT TORO
UNA NUEVA VISION
Tiene un diseño totalmente novedoso y se comercializara en la argentina bajo el plan nuevo fiat toro, o plan fiat toro. La parte delantera tiene varias divisiones donde la que más resalta en la que tiene a la amplia parrilla con una terminación en negro brillante y los faros en los laterales. Por encima hay una pequeña línea que contiene en el centro el logo de la marca y, una vez más, en las puntas se ubican, esta vez, los faros de las luces diurnas. Por debajo, sólo queda espacio para los faldones en plásticos negros y los antiniebla.

El lateral es lo que más se diferencia con las pick-ups que tienen mayor tamaño. La Toro es una pick-up de nacimiento pero que está derivada de un SUV. Por ese motivo, tiene una carrocería completa y la caja de carga está unida al habitáculo. No existe la separación entre la cabina y la caja como en las pick-ups tradicionales. El techo cuenta con barras portaequipaje.

Como todas las pick-ups, la parte trasera no tiene ninguna línea sorprendente. La caja es muy alta para poder aumentar la capacidad de carga y el portón trasero tiene una apertura lateral separado en dos hojas. La caja de carga, que viene reforzada con un cobertor de plástico, mide 1.334 mm de largo, 1.364 mm de ancho y 591 mm de profundidad. Tiene un volumen de 820 litros y está homologada para cargar hasta una tonelada.

Las dimensiones de la Fita Toro son: 4915 mm de largo, 1.844 mm de ancho y 1.746 mm de alto. Además, tiene una distancia entre ejes de 2.990 milímetros.

INTERIOR
Está pensada para tener un balance entre vehículo de trabajo y pick-up de placer. La gran mayoría de las terminaciones y los detalles son en plásticos duros pero todos de una calidad acorde y con buenos encastres. La posición de manejo es lo esperado para un vehículo de estas características, una ubicación alta pero que se puede regular con ajustes eléctricos y cuero, incorporando el Pack Premium al modelo Volcano. Además, el volante es multifunción con levas para pasar las nueve marchas de la caja automática.

En las plazas traseras no vamos a encontrar la comodidad que ahora tiene las pick-ups más grandes pero dos adultos pueden viajar sin ningún tipo de inconvenientes porque hay espacio suficiente para las piernas y la cabeza. Cuando sumas un tercero los espacios se empiezan a reducir y el del medio sentirá los kilómetros en poco tiempo.

Gran parte del interior es similar a lo que ofrece el Jeep Renegade. En la consola central tiene una pequeña pantalla táctil con una buena respuesta donde se reflejan todas las opciones multimedia y el navegador. En el centro del tablero de instrumentos está la completa computadora de abordo donde encontrarás mediciones como el consumo, la temperatura de la transmisión y la presión en tiempo real de los neumáticos.

MOTOR Y CONFORT DE MARCHA
Para ser justos, esta combinación mecánica la voy a poner a la altura de, la que me parece a mí, la mejor del segmento, la Amarok de 180CV y caja automática de ocho marchas. La Fiat Toro tiene un 2.0 Multijet Diesel, con inyección directa, que entrega 170 caballos de potencia a 3.750 rpm y 350 Nm a 1.750 rpm. La versión Volcano, la testeada, se combina con una caja automática de nueve cambios y 4WD. Al igual que la pick-up de Volkswagen, no tiene reductora y por eso tiene las primeras marchas con mucho torque.

El sistema de tracción integral tiene tres modos: Auto (es tracción delantera, pero acopla el eje trasero cuando detecta pérdidas de adherencia), 4WD (60% de torque adelante y 40% atrás, de manera permanente, hasta una velocidad máxima de 50 km/h) y 4WD Low (habilita el uso de la primera marcha).

Para andar en la ciudad, la Toro es un poco más confortable que sus competidoras más grandes. Las nueve marchas hacen que no sea tan “pesado” en el tránsito citadino y el tamaño también en un punto a favor aunque su amplia caja a veces quita visión trasera. El esquema de suspensión, independiente en la parte trasera, también me hace pensar que este producto está más desarrollado para la ciudad que para el trabajo en caminos rurales.

En ruta también tiene un gran desempeño porque su reducida estatura baja las posibilidades de tener inclinaciones. El manejo es más parecido a un auto que a una pick-up. Por ejemplo, en novena, a unos 120 km/h, el impulsor opera a sólo 1.700 rpm. Unas revoluciones perfectas para no sentir ningún tipo de vibración y tener un consumo reducido. En un ciclo mixto, arrojó poco menos de nueve litros cada cien kilómetros.

Por último y para cerrar su excelente comportamiento dinámico, nos queda su desempeño en los caminos off-road. Los 170 caballos son bien llevados en una pick-up de 1.876 kg de peso. Con la transmisión automática seguramente no vas a tener problemas pero el consumo aumentará porque trabajará exigida.

Para evitar eso, recomiendo poner la opción manual con las levas y llevarla oscilando las 3.500 rpm para transitar con total tranquilidad. De esta manera, no habrá posibilidad de quedarse enterrado pero hay que llevarla con cuidado porque el despeje frontal no es el mismo que las de una camioneta más grande. Lamentablemente, el Control de Estabilidad no se desconecta por completo y eso también juega en contra para un inexperto en el barro. Según números de Fiat, carga unos mil kilos de volumen y tiene una capacidad de remolque de 400 kg.

EQUIPAMIENTO Y SEGURIDAD
Otro de los puntos fuertes de la Fiat Toro. El equipamiento de seguridad cuenta con doble airbag frontal (podrían ser algunos más), sistema de frenos ABS (antibloqueo), EBD (distribución de la fuerza del frenado electrónicamente) y BAS (asistencia al frenado de emergencia), control de estabilidad, control de tracción, control antivuelco, control de descenso y monitoreo de presión de neumáticos. A su vez, suma apoyacabezas y cinturones de seguridad de tres puntos para los cinco ocupantes y anclajes Isofix.

La versión testeada contaba con el Pack Premium que incorpora doble airbag lateral, doble airbag de cortina y airbag para las rodillas del conductor, cuero y butaca eléctrica del conductor. Según informa Fiat, este paquete cuesta unos $9.500.Fiat Toro

En cuanto al confort, la Toro Volcano equipa: climatizador bizona, pantalla táctil con GPS, dos puertos USB, Bluetooth, cámara de retroceso, sistema temporizador de luces, acceso sin llave, encendido por botón y control de crucero.

El único “detalle” es la rueda de auxilio temporal. Pensado que la Fiat Toro se puede usar exclusivamente para el trabajo, un neumático de estas condiciones puede resultar una negativa de compra. Con sólo pensar que puedo pinchar de noche en el medio del campo, ya me da algo de miedito.

CONCLUSIÓN DE FIAT TORO
La Toro nació para ser un rival directa de la Duster Oroch y ahí no tiene comparación. Por eso, la igualo con las pick-ups más grandes que, a pesar de su tamaño, hay varias características que son comparables. El motor diesel de 170 caballos combinado con la caja automática de nueve marchas es uno de los placeres de este producto.

Equipamiento de seguridad y de confort, calidad del interior y relación precio/producto. Todos puntos altos de esta pick-up que nació para ser una opción a los modelos más grandes y debido a sus atributos se transformó en un competidor de ellas.

Su precio es de $542.200. Con ese valor, te queda la opción de elegir entre las versiones medias de los modelos más grandes o la Fiat Toro. La decisión es tuya, pero antes de realizar la compra te recomiendo que mires las dos posibilidades.

Patricio

Next Post

Buscan crear un "mercado libre" para los productos del campo

vie Dic 23 , 2016
En una Argentina con un sistema de comercialización muy concentrado y escasa tradición de transparencia en los precios de aquellos productos nuevos o de segundamano alejados de los puertos, la posibilidad de crear un mercado en el que los productores puedan negociar directamente con sus compradores, parece un salto a la […]