La oración que un científico acostumbra a vocalizar cuando está a puntito de descubrir algo interesante es “¡coño, qué extraño!” y no “Eureka!” como ciertos podrían meditar. El progreso científico ha estado señalado de situaciones en las que los estudiosos se han enfrentado a descubrimientos inopinados. De este modo, en […]