¿Qué es la Ozonoterapia?

La terapia con ozono es un método de utilización del ozono médico con fines terapéuticos para mejorar la función de órganos y tejidos y tratar una variedad de enfermedades, entre las que destaca la aplicación de los pacientes con artrosis o hernia discal.

¿Qué es el ozono?

El ozono (O3) es un gas inestable, compuesto por 3 átomos de oxígeno (O). El ozono médico es una mezcla de hasta un 5% de ozono y un 95% de oxígeno. Durante la Primera Guerra Mundial, se utilizó por primera vez en medicina para limpiar y desinfectar heridas.

¿Cuáles son las propiedades del ozono?

El ozono médico tiene propiedades antisépticas (es uno de los antisépticos más potentes que actúan contra hongos, bacterias y virus), tiene efectos analgésicos y antiinflamatorios, regula y estimula el sistema inmunológico y mejora la circulación periférica debido a la oxigenación de tejidos; facilita la transferencia de oxígeno a través de la hemoglobina.

¿Cuál es el uso del ozono?

El ozono se puede utilizar en una variedad de patologías, ya sea terapia de aislamiento o terapia de combinación, como la aplicación de ozonoterapia y revascularización (restauración del flujo sanguíneo) en el tratamiento de pies diabéticos, por ejemplo.

¿Dónde se puede aplicar?

Cicatrización retrasada: debido a lesiones postraumáticas (caídas, accidentes), heridas post-operatorias (suturas que no cicatrizan por completo) y radiación.

Úlceras causadas por enfermedades del sistema circulatorio: las úlceras venosas, arteriales o por presión también denominadas úlceras por decúbito.

Arteriosclerosis: la arteriosclerosis es una enfermedad que afecta a todas las arterias del cuerpo. Una de sus principales manifestaciones es la disminución del diámetro de los vasos, lo que reduce el aporte de oxígeno.

Fibromialgia reumática: es un reumatismo articular caracterizado por dolores crónicos de músculos, ligamentos y tendones, fatiga, alteraciones del sueño y migrañas.

La ozonoterapia es una terapia alternativa para esta enfermedad. La analgesia local se puede lograr inyectando una pequeña cantidad de ozono en el punto doloroso, o se puede administrar por vía intravenosa o sistémica.

Hernia de disco: en la hernia de disco, parte del disco intervertebral (núcleo pulposo) se mueve hacia la raíz nerviosa, ejerce presión sobre la raíz nerviosa y produce daño nervioso causado por la presión.

La primera medida para tratar una hernia de disco es el tratamiento conservador, que incluye reposo, analgésicos, antiinflamatorios y fisioterapia. Si no hay respuesta a este tratamiento, se debe realizar una ozonoterapia.

Patología ósea y articular: por sus potentes efectos antiinflamatorios y analgésicos, el ozono ha demostrado ser muy útil en el dolor articular.

¿Cómo se utiliza?

Dado que la concentración de ozono determina el tipo de efectos biológicos que produce el ozono, y la concentración de ozono determina su ámbito de acción en el organismo, la concentración y método de uso variará mucho según el problema a tratar.

Vía intravenosa: a través de una punción venosa a nivel del brazo, la sangre del paciente se mezcla con ozono a una concentración determinada en un circuito cerrado y estéril, para luego reintroducirse y distribuirse por todo el sistema circulatorio para producir efectos beneficiosos a nivel sistémico. Ayuda a tener mucho oxígeno en el tejido.

Local: usa una campana o una bolsa de plástico alrededor del área a tratar. Se le introduce una cantidad constante de una mezcla de ozono/oxígeno de diferentes concentraciones.

Microaguja: inyección subcutánea, intramuscular o intraarticular: Implica la inyección directa de una pequeña cantidad de mezcla de ozono/oxígeno en el área a tratar por infiltración.

Contraindicaciones

El ozono no presenta efectos secundarios, pero en algunos casos, el uso de ozono está restringido, con el favismo, hipertiroidismo nodular activo, anomalías sanguíneas graves, alcoholismo agudo, infarto agudo de miocardio y embarazo.

Patricio

Entrada siguiente

La Diferencia Entre Cada Test de Covid-19

Mar Dic 1 , 2020
Cerraremos este 2020 después de aprender nuevos conceptos, como PCR, prueba de antígenos, prueba de anticuerpos o prueba serológica. Pero, ¿sabes cómo distinguirlos? La pandemia de coronavirus sigue en el ojo del huracán y son varias las pruebas que las personas pueden hacer para comprobar si tienen o no el […]