Desde adentro. El poder de los tratamientos autólogos

La solución está en tu interior, semeja una oración de autoayuda, mas se aplica en materia de estética. Es que esa premisa rige, poco a poco más, los tratamientos autólogos, o sea aquellos que se valen de células y otros componentes del propio cuerpo para remozar y arreglar la piel.

“Como el material procede del propio organismo, en contraste a las substancias químicas que se usan en la mesoterapia facial, las posibilidades de rechazo y alergias son prácticamente nulas. Son procedimientos que, bien hechos, no acarrean peligros y garantizan resultados interesantes”, apunta el doctor Mario Fucks, directivo médico de M&D Dermacycle.

Terapia con fibroblastos
Es lo más novedoso y llegó al país a fines del año último. Los fibroblastos se hallan en la dermis –segunda capa de la piel– y se hacen cargo de segregar colágeno y elastina, 2 proteínas que reparan lesiones y dan solidez y elasticidad a la piel.

.

“Cuando inyectás estas células obtenés un mejoramiento general: cierra poros, da lozanía, iluminación y repara los tejidos caso de que haya cicatrices y arrugas”, explicala Doctora Velia Lemel, directiva médica del centro homónimo.

Para conseguir el material, se saca una pequeña muestra de piel de la zona que se halla tras la oreja, y después se la manda a un laboratorio especializado que la cultiva a fin de multiplicar por millones la cantidad de fibroblastos.

“El cultivo demora entre 5 y 6 semanas, y cuando está ya listo te mandan 2 tubitos que poseen diez millones de células cada uno; ya en el consultorio, se aplica con microinyecciones en los lugares a tratar”, señala Lemel.

De momento, la Administración de Comestibles y Fármacos de U.S.A. (FDA) aprobó el tratamiento para corregir cicatrices de acne y arrugas bucales y del atravieso nasogeniano.

Lo más revolucionario de esta terapia es que deja poner en pausa el correr del tiempo, puesto que la muestra se puede criopreservar. Si una paciente de veinte años, por poner un ejemplo, decide efectuar el tratamiento para progresar lesiones de acne, puede acceder a congelar esa muestra y utilizarla recién a los treinta y cinco o bien cuarenta años cuando necesite tratar signos de envejecimiento.

Del mismo modo que sucede con los óvulos, los fibroblastos congelados preservan la edad biológica del instante en el que se extrajeron.

Vale aclarar que los resultados son geniales, mas hay que aguardarlos, tal y como explican desde Clinica Lemel: “El fibroblasto no es un relleno, es una célula que va a formar colágeno, entonces precisa tiempo. Un relleno, en cambio, como puede ser el ácido hialurónico, es de efecto inmediato”.

Plasma Rico en Plaquetas (PRP)
Es el tratamiento más renombrado y consiste en extraer sangre del paciente y centrifugarla para conseguir sus plaquetas, puesto que estas poseen “factores de crecimiento”, unas substancias capaces de alentar a las células que forman colágeno y elastina. En el procedimiento tradicional, el médico toma una muestra, tal y como si fuera un análisis de laboratorio común, y la centrifuga delante del paciente, lo que lleva en torno a 8 minutos. Entonces, la activa con clorulo de calcio y la inyecta en las zonas a tratar.

Técnica de PRP Hiperconcentrado
En un caso así, la muestra se manda a un laboratorio de alta tecnología donde la procesan a lo largo de 7 días. “Eso tiene 2 beneficios: asegura la esterilidad y deja saber qué cantidad de plaquetas vas a inyectar, en tanto que en estética se emplea 3 veces la concentración de lo que hay en el plasma normalmente”, explica la doctora María José Pelli.

Aunque el PRP se emplea para remozar la cara, el cuello, las manos y el escote, esa no es la única indicación, asimismo sirve para tratar flaccidez, estrías y ciertos casos de celulitis.

Otra ventaja es que requiere pocas sesiones y bien espaciadas; “no se puede reiterar a demanda, en plasma rico hay protocolos de tratamiento que establecen una periodicidad de 3 o bien 4 meses; esto es que con 3 sesiones por año es suficiente”, señala Fucks.

Rellenos autólogos con grasa
Es un procedimiento más invasivo. Se señala tanto para zonas grandes, como glúteos, hasta para arrugas. No obstante, la dificultad del procedimiento hace que tenga poca demanda. “A diferencia de los rellenos biodegradables, la grasa se reabsorbe entonces el efecto dura poquísimo tiempo; hay que entrar a un quirófano para extraerla, centrifugarla y todo para un efecto corto, un glúteo, por servirnos de un ejemplo, dura 6 meses”, cuenta Fucks.La grasa, además de esto, se emplea para extraer células madre, las que tienen un largo –y polémico– empleo en el campo de la medicina. “Como son pluripotenciales, o sea pueden formar células de diferentes tejidos, si se ponen en la piel mejoran su calidad”, explica Lemel, y cuenta que “en E.U., un conjunto de médicos está incorporado un sistema para conseguirlas sin pasar por quirófano, lo hacen con un punch de biopsia en consultorio; mas aún falta a fin de que ese proceso sea seguro”.

Tratamientos complementarios
Cuantas más armas haya para combatir el envejecimiento, mejor, de ahí que se aconseja complementar los tratamientos autólogos con otros no invasivos. Los más conocidos son la radiofrecuencia y el ultrasonido –Thermage y Ultherapy–, en tanto que estas tecnologías ponen a trabajar horas extras a los fibroblastos. Al producir un calor controlado en las capas profundas de la piel, provocan una suerte de “lastimadura”, de esa forma, el organismo pone en marcha la reparación de los tejidos a través de la síntesis nuevamente colágeno. “Y de este modo se consigue que los fibroblastos fabriquen más colágeno y elastina todavía”, concluye Fucks.

Patricio